Claves para entender la estrategia de radares en las carreteras españolas

La web de la DGT integra ya la ubicación de los radares fijos, de tramo y los móviles

Radares en carretera

Un radar móvil en un vehículo de la Guardia Civil. / ULY MARTÍN

En España, este mismo jueves, ha cambiado la estrategia para el control de la velocidad en las carreteras. Por primera vez, la DGT ha hecho públicos los tramos dónde colocará los radares móviles. Esta medida se adopta con el objetivo de reducir la siniestralidad en las vías secundarias, donde se produce más del 80% de los fallecidos en accidente. Tráfico cree, basándose en la experiencia en autovías, que los conductores levantan el pie del acelerador en todo el trayecto si son conscientes de la presencia de radares. Estas son cinco claves que explican el nuevo plan puesto en marcha esta mañana:

Radar helicoptero

Así funciona el primer Pegasus desplegado por la DGT. / EL PAÍS

¿Cuántos radares vigilan las carreteras?

La DGT tiene repartidos actualmente por las carreteras españolas 602 radares fijos y de tramo, que pueden consultarse desde hace años en su página web. A la publicación de estos se suman ahora los 1.500 tramos que, desde este jueves, Tráfico difundirá mensualmente y por donde rotarán los cinemómetros móviles. “Todos están en vías secundarias. Se han elegido por su alta accidentalidad o por detectarse que, en ellos, las infracciones de velocidad representan porcentajes superiores a la media”, explica el organismo. Además, también controlan las carreteras las patrullas de la Guardia Civil (uniformadas y de paisano). Y seis helicópteros Pegasus, que vigilan desde el aire la circulación en las vías interurbanas de toda España, a excepción de Cataluña y País Vasco, donde se encuentran transferidas las competencias.

¿A qué velocidad salta el radar?

María Seguí, máxima responsable de la DGT, anunció públicamente en febrero el margen a partir del cual se tramitan desde entonces las multas por exceso de velocidad puestas por los radares. Tráfico fijó y comunicó a los conductores, por primera vez, “un umbral de tolerancia”. Así, en las carreteras de hasta 90 kilómetros por hora, el cinemómetro no se dispara si no se rebasa en ocho kilómetros ese límite. En las de 100 km/h salta a 109; en las de 110 km/h a 120; y en las de 120 km/h a 131.

Límites de velocidad

¿Cuántas multas ponen los radares en un año?

Las denuncias por exceso de velocidad, impuestas a través de los radares, representan cada vez más un porcentaje mayor del total de ingresos que la DGT obtiene mediante multas. Tráfico recaudó el pasado año 129,6 millones de euros así: el 33% de todas las denuncias. “Es la infracción por la que más puntos se quitan del carné. En 2014 llegaron a notificarse 640.996 denuncias por conducir más rápido de lo permitido”, subraya Tráfico, que destaca que en esta infracción reinciden más los conductores de mediana edad, entre 35 y 54 años (un 54%), que los jóvenes. (20%).

¿Son legales los detectores de radares?

El sector distingue tres tipos de instrumentos: los avisadores, los detectores y los inhibidores. Los primeros son “perfectamente legales”, en boca de Tráfico, y son esas aplicaciones para teléfonos móviles y navegadores que tienen incorporadas extensas bases de datos con los cientos de radares colocados en las carreteras y que avisa al automovilista cuando se acerca a ese punto. Los detectores, que captan la existencia de la onda de los cinemómetros y alertan al conductor, están prohibidos. Al igual que los inhibidores, unos aparatos que detectan los radares y los anulan. “Los usuarios suelen llevarlos ocultos y la Guardia Civil solo los descubre si los para y los registra”, explican fuentes de la DGT.

¿A cuánto ascienden las multas de velocidad?

Las sanciones por exceso de velocidad oscilan desde los 100 euros a los 600. Según el grado en el que se superen los límites establecidos, la multa lleva aparejado también la quita de varios puntos del carné

[ver tabla adjunta]. Además, los grandes excesos de velocidad se consideran delito, según contempla el artículo 379 del Código Penal. Los automovilistas que conduzcan a más de 60 km/h de la velocidad permitida en una vía urbana y a más de 60 km/h en vía interurbana “serán castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses [a especificar por el juez]”.

Límites de velocidad

El cuadro de multas por exceso de velocidad. / EL PAÍS

Fuente: www.elpais.com

Recomiéndanos